Cameron Stewart

Así será “El club de la lucha 2”

Imagen promocional de Cameron Stewart

Imagen promocional de Cameron Stewart

En la Comic-Con de Nueva York del año pasado, Chuck Palahniuk anunció que escribiría una secuela de El club de la lucha en formato cómic. Hace un mes concedió una entrevista a USAToday donde ofreció nueva información: que la publicará Dark Horse, que será una serie de diez números y que el dibujante será Cameron Stewart. Además dio a conocer algunos detalles del argumento.

Y en la Comic-Con de San Diego de este verano, Dark Horse organizó un panel llamado Fight Club: From Page to Screen and Beyond, en el que Palahniuk volvió a hablar sobre la obra, acompañado, entre otros, por el cineasta David Fincher (que dirigió la adaptación al cine de El club de la lucha) y los dibujantes Cameron Stewart y David Mack (que se encargará de ilustrar las portadas de la serie). La ponencia no sólo tuvo lugar con motivo de la futura secuela, también con el 15 aniversario de la película como telón de fondo. En esta convención Palahniuk también promocionó su última novela, Beautiful You, que será publicada en octubre.

Repasemos, a grandes rasgos, los principales detalles sobre el proyecto que Palahniuk y el resto de autores de la obra han ido lanzando desde el año pasado hasta sus últimas declaraciones, así como sus reflexiones personales sobre el universo de la obra.

Algo que ya se sabía es que el autor cambiará el nombre del protagonista: “Como 20th Century Fox creó la convención de que el protagonista se llama Jack, yo lo voy a llamar Cornelius“, dijo el año pasado.

El club de la lucha 2 tendrá una narración con múltiples saltos temporales, cuyo presente se situará diez años después de la novela original, con un Narrador que lleva una vida de compromiso, vive un matrimonio fallido con Marla Singer y no está seguro de su pasión por ella. Lo que Palahniuk define como “la típica mierda de la mediana edad”. Marla desea recuperar al hombre salvaje del que se enamoró, con quien tiene un hijo de nueve años llamado Junior al que nuestro protagonista ha fallado como su padre le falló a él. A través de flashbacks conoceremos el verdadero origen de Tyler Durden, cuya perspectiva estará presente ya que la historia esta vez estará narrada desde su punto de vista, en el que observará con decepción el aburrido día a día del anterior Narrador. “Tyler es algo que tal vez ha existido durante siglos y no es sólo esa aberración que explotó en su mente”, dijo el novelista nacido en Pasco. También estarán de vuelta otros personajes de la novela, así como el Proyecto Mayhem. Palahniuk reveló además que el protagonista acudirá a un club de la lucha para revivir los viejos tiempos y resultará “en un patético fracaso”, porque él ya no es esa clase de hombre y la organización ha evolucionado en su ausencia de forma que él ya no tiene lugar.

Aunque Palahniuk consideró durante años que El club de la lucha era una obra cerrada, con el paso del tiempo cambió de parecer, al alcanzar la mediana edad y reflexionar sobre sí mismo: “El libro contenía un discurso muy fuerte contra los padres -todo lo que pensaba que mi padre no había hecho junto con lo que mis colegas lamentaban de los suyos-. Pero ahora que tengo la edad que él tenía cuando yo le despreciaba he querido revisitarlo todo desde su perspectiva, mirar si las cosas eran mejores y por qué se repiten de esta manera”. “Cuando llegas a cierto punto, sigues sin ser realmente feliz, por diferentes razones. Como la idea de que si suprimes esa parte salvaje y creativa que tienes -ese Tyler que forma parte de ti- ¿has perdido tu mejor parte?”, se pregunta el autor. “Seguro. Tu vida es más estable y segura, pero, ¿es una vida mejor?”.

Pero ese no es el único cambio que el autor ha experimentado desde que escribió la novela original hasta ahora y que ha querido reflejar en su nueva obra, según contó a CBR en la Comic-Con: “El mayor cambio es que cuando escribí la historia, cuando escribí El club de la lucha, nunca había tomado medicación psicotrópica. Nunca había tomado antidepresivos o pastillas contra la ansiedad, y veinte años después, cuando mi padre fue asesinado, tomé Zoloft durante un par de años. Más recientemente, por la presión de estar con mucha gente la mayor parte del tiempo, comencé a tomar Lorazepam. Cuando estaba de promoción, una droga para la ansiedad. Esto lo he hablado con Trent Reznor y lo he hablado con un montón de gente creativa, que cuando estás bajo el efecto de estas drogas, no puedes crear. No puedes promocionar, no puedes interpretar, no puedes crear nada en sí mismo. Parte de la secuela de El club de la lucha es el hecho de que el narrador ha pasado los últimos 20 años tomando drogas psicotrópicas que suprimen a Tyler, y haciendo esto de algún modo suprimen y excluyen el mejor aspecto de sí mismo. Así que él se las arregla, pero a decir verdad, no ha follado a Marla muy bien en 20 años, y Marla está cansada de estar casada con ese tío que no es Tyler. Y él es un mal padre para su hijo. Es ecuánime, es aburrido -todo lo que Tyler no era- y hay gente entre bastidores intentando en silencio traer de vuelta a Tyler porque echan de menos ese aspecto del Narrador, esa parte loca”.

Chuck Palahniuk, Scott Allie, Cameron Stewart y David Mack en San Diego | Fuente

Chuck Palahniuk, Scott Allie, Cameron Stewart y David Mack en San Diego | Fuente

Otro de los motivos por los que Palahniuk se decidió a escribir una segunda parte de su primera novela y apostar por las viñetas para ello radica en las conversaciones que mantuvo con varios autores de cómics en Portland (su ciudad de residencia), especialmente una cena en casa de Brian Michael Bendis donde también asistieron Matt Fraction y su esposa Kelly Sue DeConnick.

El dibujante Cameron Stewart -que consiguió este trabajo tras presentar a modo de audición una adaptación de uno de los capítulos finales de la novela original-, también conversó con USAtoday y siente que el cómic es “tanto una secuela como una reflexión meta-ficticia sobre las reacciones culturales que suscitó El club de la lucha“. Su estilo gráfico tenderá más hacia el cartoon que al realismo, al considerarlo “más apropiado para la densidad de la historia y para algunos de sus momentos de humor absurdo”. Y en San Diego opinó que “la oscuridad, las cosas horribles, funcionan mejor cuando se contrastan con una presentación cartoon… cuando se trata de un enfoque más estilizado, es extra-discordante”.

Sobre el estilo de Stewart, Palahniuk destacó los aspectos que más le atraen. “Tiene un aspecto muy de cultura punk y creo que tiene una especie de calidad palpable y eso es algo que quería para el cómic, para hacer de Marla un personaje tan importante como Tyler o como el Narrador, de modo que al menos la mitad de la historia estuviera a cargo de Marla y que hubiese mucha más emoción en el cómic de la que había en la película”. Añadió que en los diseños de Stewart no habrá una gran similitud u homenaje a la película de Fincher, porque “quería volver a la forma en que imaginé los personajes, que están basados en amigos míos”.

Por su parte, David Mack, que mantiene una estrecha amistad con Palahniuk desde que le escribió una carta tras ver El club de la lucha en el cine en 1999, se encargará de dibujar las portadas, haciendo por fin realidad su deseo de colaborar con el novelista. Afirma que trabajar en este cómic es una experiencia creativa diferente a cualquier otra que haya tenido: “Lo primero de todo, yo nunca había visto antes un guión como este. Es un guión genial. No se trata de un guión al estilo Marvel, no es vago o ambiguo, es muy preciso. Es muy preciso en su visión pero estructurado de tal manera que te da completa libertad. Cuando lees el guión de una película no se divide necesariamente en “esto va a durar tanto” o “esto lo vas a rodar así”. En un guión de cine no hay nada en esa dirección. Supongo que él lo hizo de una forma similar, excepto que cada ronda está dividida en viñetas. Nunca había visto un guión como este, pero él realmente juega con el formato. Puedo asegurar que él está realmente contento por trabajar en el formato cómic, donde saca un gran provecho a las dinámica y al vocabulario de las páginas y de las las viñetas, y habrá un tira y afloja entre lo que se ve en la página, lo que es real, y lo que sucede entre cada viñeta”.

Además, el artista comenta que en el futuro le gustaría abordar un proyecto de cómic donde reflejar las conversaciones que ha tenido con el novelista cada vez que han comido juntos, al que llamaría My Lunch With Chuck. “Tener una conversación con él era como hablar de todo: la vida, el amor, los hombres, Dios, la naturaleza del universo, la creatividad, trasladar la realidad a las páginas”. Después de estas reuniones, Mack cuenta que estaba tan emocionado e impactado que se sentaba durante horas a transcribir en su ordenador la conversación exacta a modo de guión teatral. “Creo que ese tipo de electricidad también se transmite en lo que escribe”.

En otra entrevista tras el panel de San Diego, esta vez para Paste Magazine, Palahniuk aseguró haber escrito ya la mayor parte del guión y jugó con las expectativas respecto al desenlace de la historia: “El final va a cabrear a mucha gente. Es realmente un golpe de estado. Cuando lo sugerí en nuestra última reunión creativa, hubo un silencio total; la gente se sorprendió de que sugiriera algo así. Y dijeron que si yo estaba dispuesto a escribirlo, ellos lo dibujarían”.

Muchos pensarán que esta segunda parte de El club de la lucha es innecesaria, pero siendo ya un hecho que será realizada, sólo nos queda esperar su lanzamiento y comprobar si alcanza el nivel que todos deseamos para esta secuela. Lo que parece seguro (aunque, nunca se sabe) es que será un éxito de ventas, pues el contexto actual y la reputación de Palahniuk no tienen nada que ver con 1996, cuando se publicó por primera vez El club de la lucha y sólo vendió cinco mil copias en tapa dura. Se convirtió en un best-seller tras la realización de la película y hoy en día prácticamente no hay persona nacida después de los 90 que no la haya visto. Por no hablar de los millones de adolescentes en los que sigue calando su mensaje subversivo.

El primer número será publicado en USA el 8 de abril de 2015.

Imagen promocional de David Mack

Imagen promocional de David Mack


Fuente
Entrevista a Chuck Palahniuk | Hustler
Entrevista a Chuck Palahniuk y Cameron Stewart | USAToday | El País
Declaraciones de Chuck Palahniuk y Cameron Stewart en el Panel de la Comic-Con | TOR
Entrevista a Chuck Palahniuk | Paste
Entrevista a Chuck Palahniuk | CBR
Entrevista a David Mack | CBR