Daredevil

Born Again, Frank Miller y David Mazzucchelli

born

Volver a nacer. Una purificación completa. Limpiar tus pecados y empezar de nuevo. Una segunda oportunidad; poder enmendar tus errores. ¿Quién rechazaría algo así? Pero para lograrlo antes debes perderlo absolutamente todo. Ésta es la odisea por la que pasa Matt Murdock, y también Daredevil, que son la misma persona, pero que son diferentes. Y es que cada uno comprende un modo de vida opuesto al del otro. Aún así se necesitan. Se complementan. De modo que esta es la historia del abogado ciego de la cocina del infierno, justiciero de noche, Matt Murdock, que lo pierde todo por no renunciar a una parte de sí mismo a la que no puede renunciar, aunque hay muchísima gente mala interesada en que lo haga.

Todo empieza con Karen Page. La que fuera secretaria del propio Murdock, se encuentra ahora en una situación extrema. Ha caído en la drogadicción, y sus pretensiones de ser actriz de Hollywood, se han visto sustituidas por una brillante carrera en el cine pornográfico. Las cosas no pueden irle peor; daría lo que fuera por una dosis. De modo que hace lo impensable: vender la identidad secreta de Daredevil por un asqueroso chute. La información llega a oídos de Kingping, el individuo que más daño podría desear hacerle al justiciero. Así que, por medio de un ilimitado poder de corrupción y de perversas influencias, Kingping hace todo lo posible para que éste pierda su trabajo, su casa y a sus seres queridos. Y ¡Vaya si lo consigue! De ahí en adelante, solo queda renacer de las cenizas, que no es algo que uno haga todos los días.

Lo que destaca más fuertemente de esta historia acerca del hombre sin miedo es la situación de profunda y visceral humanidad en la que llegamos a verle. Pocas veces habrá aparecido tan hundido y vulnerable. No se nos mostrara a un Daredevil con una suficiencia ilimitada para afrontar los conflictos tanto física como emocionalmente. Desaparecen todos los ideales que acostumbran a atribuirse a los héroes, por los cuales su compromiso está por encima de su propia supervivencia y solo acaba con la búsqueda de la seguridad de los inocentes y la restitución de la justicia. Aquí vemos a un Daredevil que renuncia a esos valores y los pondrá en tela de juicio. Hastiado y desesperanzado, deja de creer que la lucha contra el crimen requiera de tal sacrificio y empieza a pensar en sí mismo; a recelar de la gente. Se vuelve mentalmente frágil y proclive  a la locura. Viene a ser como cualquiera de nosotros. Pierde la fe.Y es que si algo convierte a Daredevil en Daredevil, no es llevar un traje de cuero y un palo. Es su fe. En las personas y en sí mismo. La más poderosa arma por la cual todos podemos convertirnos en héroes. Y la de Daredevil solía ser la más inquebrantable de todas. Pero Kingping ha conseguido arrebatársela y convertirlo en mero ser humano a merced de las circustancias. Aquello que antes sostenía lo que ahora no pueden sostener tan solo un puñado de músculos, ni toda la fuerza del mundo.

again

El aspecto espiritual tiene una gran relevancia en un personaje profundamente cristiano. Es vital en su naturaleza. Y todo gran conflicto que tenga que afrontar tiene como catalizador, en su génesis y en su resolución, un motivo de índole religiosa. La analogía de caída y resurgimiento, así como la de redención, son claro reflejo de un fundamento cristiano. Y eso es sin duda lo que dota de fuerza a una historia sobre Daredevil. Les confiere a sus historias la complejidad y resonancias emocionales suficientes como para hacerlas enormemente disfrutables. Y esta Born Again no es ninguna excepción.

Frank Miller demuestra sus capacidades como narrador, para manifestar la quintaesencia de este personaje. Con un desarrollo de los personajes elaborado y puntilloso, provee a la historia de épica y hace malabarismos manejando las tramas y subtramas que la componen. Así todo tiene un peso específico. Nada se deja al azar. Y si antes hablábamos de la necesidad de una redención, está no se limita solo a Daredevil, sino que todos los personajes tienen que hacer su pequeño acopio de fuerza personal y arrojar su pequeña aportación a una causa que los vincula a todos. Que es la lucha contra el mal. Siendo este un mal externo (gordo y calvo, por lo general), o uno que procede de ellos mismos. Así, Karen Page tiene que superar su dependencia de las drogas, que la tiene esclavizada; Foggy y Ulrich tienen que superar sus propios miedos y hacer un último esfuerzo por apoyar a su amigo, que los necesita. Y todos necesitarán de la ayuda de todos para lograrlo. Por ello, cada elemento tiene un peso específico en la trama. Y Frank Miller consigue resolverlo todo magistralmente; si bien con algo de precipitación en el final, siendo éste algo súbito y anti climático. Pero la fuerza del viaje es innegable y os atrapará. Una obra modélica para introducirse en la genealogía de un personaje emblemático.

 

Rubén Vicente

Anuncios