Spiderman

COLECCIONABLE SPIDER-MAN DE TODD MCFARLANE #2-6

Couv_215203

Portada #2-6 del coleccionable de Panini Comics

Más vale tarde que nunca, pero por fin continuamos la colección de McFarlane editada por Panini Comics. Traemos hoy el segundo número titulado: Percepciones.

Dentro de este número encontramos, no solo la historia principal que nos anuncia la portada, Percepciones, sino que vemos una trama previa de dos partes; Máscaras, con la actuación especial del Duende (Hobgoblin) y Ghost Rider. Como hemos podido comprobar, hay algo en McFarlane que hace destacar a su Spiderman entre la mayoría de los que conocemos, y ese algo son los villanos.

Recordemos como en el anterior número, Tormento, el Lagarto pierde toda su humanidad y su sed de sangre le desvincula totalmente de Curt Connors. En Mascaras no nos presenta al Duende encarnado en un ratero de tres al cuarto, si no que es un ente único totalmente poseído por la locura, creyendo que está haciendo un favor al mundo segando la vida de las personas, ya sea para bien o para mal.

Lo mismo sucede con la segunda historia, historia que le da nombre al tomo, Percepciones, en las que el arácnido héroe tendrá que vérselas ante la bestia conocida como Wendigo.

La mano de McFarlane también es visible en esta versión del Wendigo, ya que es una bestia pura, un animal puramente instintivo, a diferencia de anteriores (y posteriores) versiones del mito indio, que en un principio fue humano. Una vez mas esta parte humana le es arrebatada convirtiéndolo en un monstruo.

wendigo

Coleccionable Spiderman. Todd McFarlane. Panini Cómics. (2014) Página 56.

Y parece que lo que Todd McFarlane pretende, es eliminar todo rasgo posible de ser racional dentro de los villanos de Spiderman, enfrentándolo así a amenazas y enemigos que supongan un verdadero factor de peligrosidad. La faceta humana es débil y ambiciosa, el instinto animal es fiero, implacable e ilógico.

Por este lado tendríamos a los villanos, pero es en este número también cuando comienzan a haber apariciones, como las anteriormente nombradas de Ghost Rider y Lobezno, en las que por una parte, al Motorista Fantasma lo tacha de inexperto, cegado por su obsesión de detener al Duende, más que la protección de lo que se desarrolla alrededor. En cambio, a Lobezno le da una personalidad más madura, ambas siempre comparadas con Spiderman.

Centrémonos ahora en la historia que lleva por título Percepciones. Es en apariencia una historia oscura, donde los niños mueren a causa de una fiera bestia salvaje, narrado por la única persona que pudo ver a dicho animal, una periodista llamada Anna Brooks. En su trasfondo la trama es muy inteligente, pues creemos que vamos a ver una lucha entre el Wendigo, Spiderman y Lobezno, cuando realmente nos encontramos con una estructura narrativa muy policíaca. Recuerda a un pequeño relato de novela negra, con sus misterios y sus giros de guión. Más bien en este caso, Lobezno y Spiderman son la pareja de súper-detectives que intentan resolver unos asesinatos en serie.

W&S

Coleccionable Spiderman. Todd McFarlane. Panini Cómics. (2014) Página 122

La aparición de Lobezno, aunque su papel sea brillante, parece sin embargo un tanto forzada. McFarlane utiliza la excusa de su negatividad hacia la caza furtiva, o si por el mero placer, para darle un motivo por el que intervenir. Sumando a eso que la historia se desarrolla en Canadá y Lobezno es canadiense, aunque este se pase la mayor parte de su vida en EE.UU.

Y con todo esto os digo que no esperéis ver, una vez más una cruenta batalla entre el Wendigo y Lobezno, apoyado por Spiderman, donde la sangre y la violencia correrán por las páginas del cómic. Es una grata sorpresa el enfoque que McFarlane le da a esta historia, por lo que no quiero desvelaros muchos detalles. Sólo quiero decir una cosa; Peter/Spiderman se está cansando de según qué situaciones.

Próximamente, en esta colección: Submundo.

Pepe Hernández

Anuncios

COLECCIONABLE SPIDER-MAN DE TODD McFARLANE #1-6

Saludos a todos, bienvenidos a la inauguración de “La Viñeta Indiscreta“. (Aplausos estridentes)

Portada del nuevo coleccionable de Panini Comics. (2014)

Para comenzar os traigo un repaso sobre el primer tomo de Spiderman, , concretamente la reedición que Panini Comics ha lanzado al mercado no hace mucho,  en abril de 2014. Constará de de seis tomos que recopilan la etapa completa del grandísimo Todd McFarlane.

En este primer tomo titulado “Tormento” se recopilan los números de Spiderman #1-5 USA (1990), es decir las cinco partes que componen este arco argumental, lo que es lo mismo, es un tomo prácticamente auto-conclusivo que te permite acercarte al estilo de McFarlane.

Hablando de McFarlane. Demuestra, página tras página, que es un artista completo, creando un guión intenso, que te mantiene en tensión constante durante toda la lectura, acompañado de un dibujo dinámico y oscuro, que su afán perfeccionísta impedía que no lo realizara el mismo, al igual que las tintas.

Se nos presenta ya un Spiderman diferente, tampoco hace gran alusión a su origen, salvo de pasada en no más de una página, no parece querer volver a concebir al personaje, sino continuarlo pero en cierta medida llevarlo a su terreno, a la sombra, en contraposición al luminoso y chistoso Hombre Araña al que nos hemos acostumbrado.

Spiderman #1 Comic Forum. Página 46. (1991)

En cuanto a lo que hay bajo la máscara, el joven Peter Parker, no es un chiquillo de instituto empollón y alelado. Nos muestra la versión del Peter adulto, casado con Mary Jane Watson y metido de lleno en su papel de superhéroe. Tanto, que muchas veces olvida que está con M.J, pero McFarlane la convierte en una mujer que aparentemente no es dependiente, pero necesita ir a fiestas mientras Peter está fuera, combatiendo el crimen. La viste con una fachada de fortaleza que la hace aguantar, cuando en lo más profundo de su ser, lo único que desea es que  vuelva sano y salvo.

Y como olvidarnos de que no hay historia sin un villano, y quién si no iba a inaugurar esta primera fase que el Lagarto, malvado alter ego del, en teoría difunto, doctor Curt Connors.

Pero como todo en este ambiente, tras la sombra siempre hay algo más, algo que controla los hilos, y al ritmo de tambores la bestia se acerca. Y está hambrienta.

Imagen

Spiderman #3 Comics Forum. Página 23 (1991)

Avanzando acontecimientos, cuando Spiderman se topa por fin con el Lagarto, se suceden una ingente cantidad de viñetas de pura violencia, que nos desconciertan al igual que desconciertan a nuestro héroe, que no entiendo que no aparezca ni una minúscula partícula de humanidad en los ojos del Lagarto, solo quiere matar. DOOM, DOOM, DOOM, DOOM, ese sonido de tambores es cada vez más recurrente y parece controlar al lagarto.

He aquí donde se deja ver la sombra, la mujer misteriosa que consigue domar al Lagarto, una mujer que en apariencia recuerda a Kraven, incluso le atosiga la misma obsesión, cazar a la Araña. Y es tal que así como se presenta ante Spiderman que, aturdido por el veneno de las garras del Lagarto, cree estar viendo al Cazador resucitado de entre los muertos.

Cada vez entendemos menos de esta situación, y Spiderman se pregunta lo mismo .”¿Por qué, por qué hace esto?” Ya no le importa si gana o pierde, ya no le importa que no le queden fuerzas, sólo necesita el motivo por el que está sufriendo.

Mientras se sucede la lucha, que más bien parece un juego del gato y del ratón entre el Lagarto y Spiderman, se intercalan escenas de Mary Jane.

Intenta no preocuparse, convenciéndose de que Peter siempre gana, pero no es así. Esta vez lo tiene difícil para ganar. Y aunque logra sobrevivir, no obtiene su respuesta, y en sí esto es una derrota para él. Duele más que el veneno. DOOM… DOOM… Los tambores se apagan.

Es una historia intensa, llena de acción y a la vez de reflexión sobre el personaje, sobre su supuesta invulnerabilidad y como realmente es frágil cuando baja la guardia, pues siempre habrá alguien dispuesto a matar a la Araña, aun
simplemente por diversión.

Pero esto no acaba aquí, sólo es el principio. Y pronto traeré el análisis del segundo número de esta edición, llamado “Percepción“, pues a lo lejos se oyen estruendos de tambores. DOOM, DOOM, DOOM, DOOM.

Pepe Hernández